Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!
El zorro y la cigüeña
El zorro y la cigüeña
loading...
Últimas Noticias mis juegos favoritos mis dibujos mi musica favorit mis peliculas favoritos mis cuentos favoritos mis amigos fiestas Lecciones contact
Лиса и журавль Лисицата и щъркелът Der Fuchs und der Storch The fox and the stork El zorro y la cigüeña Le Renard et la Cigogne キツネとコウノトリ 狐狸和鹳 Lis i bocian लोमड़ी और सारस Η αλεπού και το λελέκι Räven och Storken 여우와 황새 A raposa e a cegonha La volpe e la cicogna
Лисица и рода Лисиця і журавель Liška a čáp สุนัขจิ้งจอกกับนกกระสา A róka és a gólya Лисицата и штркот Ræven og storken Vulpea şi barza الثعلب و اللقلق Tilki İle Leylek Burung Bangau dan Rubah Лисиця і журавель Reven og storken De vos en de ooievaar Kettu ja haikara
روباه و لک لک Cáo và Cò Azeria eta zikoina השועל והחסידה - ז'ן דה לפונטיין Refurinn og storkurinn Líška a bocian Արագիլն ու աղվեսը Lisica in štorklja La guilla i la cigonya Dhelpra dhe lejleku Lapsa un stārķis Kaval rebane ja rumal toonekurg ನರಿ ಹಾಗೂ ಕೊಕ್ಕರೆ
Anaglifo

El zorro y la cigüeña


El viento murmuraba suavemente entre las hojas y mecía las
margaritas que punteaban el claro del bosque. El día era hermoso.

El zorro y la cigüeña, sentados sobre la fresca hierba, almorzaban.
El zorro, que era el dueño de casa, engullía afanosamente la sopa de
uno de los platos en que la había servido. Pero el solemne pájaro
que era su invitado estaba sentado cortésmente ante su plato,
observando en silencio. Al parecer, no tenía hambre. De vez en
cuando, sumergía su largo pico puntiagudo en el plato, pero apenas
lograba atrapar unas gotas.

Cuando el zorro, con su larga lengua flexible, hubo lamido ambos
platos de sopa hasta no dejar nada en ellos, se relamió y dijo:

—¡Qué buena cena!

E hizo chasquear sus labios ruidosamente.

—¡Muy buena cena! —repitió—. Lamento que no hayas
comido más.

La cigüeña no hizo comentario alguno. Sólo sugirió que el zorro le
hiciera el honor de acudir a cenar con ella al día siguiente.

El zorro aceptó de buena gana y a la hora convenida, llegó trotando
al claro del bosque donde habían cenado la víspera.

Pero... ¡cuál no sería su consternación al encontrar, sobre la mesa
de la cigüeña, una cena de deliciosas canes picudas, servidas en
jarros altos y angostos! Con su largo pico, la cigüeña podía penetrar
en lo más profundo de los jarros, y comía ávidamente, mientras que el
zorro, a quien se le hacía la boca agua, miraba desaparecer un bocado
tras otro. Lo único que pudo obtener fue lo poco que había goteado por
los bordes de las jarras.

Por fin, cuando hubo renunciado a toda esperanza, se alejó gruñendo,
mientras la cigüeña batía las alas con aire de triunfo.

www.aliceswonderland.eu www.aliceswonderland.euwww.aliceswonderland.eu Spiderwww.aliceswonderland.eu www.aliceswonderland.euwww.aliceswonderland.eu
© 2006-2019 www.aliceswonderland.eu
All rights reserved


















eXTReMe Tracker